Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Nuestro Judaísmo en Israel

Sigamos soñando: Dios viene en muchos sabores

Por David Breakstone 20.12.2012

Los judíos en Israel se están convirtiendo en más religiosos, pero la tradición que están abrazando es cada vez más abierta y flexible – al contrario de la impresión que crea una franja marginal de fanáticos.

Aman entra en una heladería y pide un helado de chocolate en cucurucho.

“Lo siento,” le dice el vendedor detrás del mostrador. “Hoy no hay chocolate. Elija de los gustos que están en la pared.”

“Hmmm,”dice el cliente. “Bueno, entonces déme una sola cucharada de chocolate.”

“Lo siento,” le contesta el vendedor pacientemente, “como le dije no hay chocolate.”

“Un minuto por favor,” dice el hombre estudiando la lista cuidadosamente. “Está bien. Quiero dos cucharadas de helado de chocolate en un vasito.” Después de varios de esta clase de intercambios, el vendedor decide explicarle la situación más creativamente.

“¿Cómo se deletrea la ‘crema’ en crema rusa?” le pregunta.

“C-r-e-m-a,” responde el cliente un poco intrigado por la pregunta.

“¿Y la ‘vain’ en vainilla?” “Vain:”

“Bien. ¿Y ‘j----r’ en chocolate?” El cliente lo mira desconcertado por un momento y después exclama de repente, “¡No hay ‘j---r’ en chocolate!“ Eso es lo le estoy tratando de decirle, no hay chocolate ¡que j---r!” le dice el vendedor.

La buena noticia es que al contrario del helado Dios viene en muchos sabores y nunca se acaba. La mala noticia es que muchos de nuestros rabinos se comportan como el vendedor detrás del mostrador, diciéndonos exactamente de que sabor está disponible la Deidad hoy. Esto es más absurdo de lo que se pueda creer. Y he elegido mis palabras deliberadamente. ¿Cómo pueden haber pasado las horas que han pasado estudiando Talmud y no comprender que ser monoteísta no quiere decir ser monolítico? Lo que me lleva a lo que me hizo recordar este pequeño cuento del helado: la repentina decisión de la Autoridad Rabínica del Estado, arbitro oficial de la kashrut en este país que Haagen Dasz ya no es más apto para ser consumido (“¡Sorpresa! Haagen Das no es kosher,” enero 10).

Como está hecho de leche entera no extraída bajo supervisión rabínica, sus orígenes han sido declarados sospechosos. Totalmente ridículo. No me mal interpreten. Yo estoy tan disgustado como cualquiera de pensar en mamar de una cerda, pero no es de esto que se trata. Haagen Dasz usa solamente leche pura de vacas y la Unión Ortodoxa en los Estados Unidos continúa apoyando su certificación de kashrut del helado. ¿De modo que qué está pasando aquí? Los ingredientes de Haagen Dasz no han cambiado.

Las leyes de kashrut no han cambiado. Y Dios por supuesto que no ha cambiado. Fundamental para nuestra tradición es que Ella/Él es tanto eterno como inmutable. ¿Así que por qué lo que ayer estaba permitido no está permitido hoy? La única respuesta aparente es que aquéllos que constituyen nuestro establecimiento rabínico parecen participar en una rivalidad entre sí para ver quién puede hacer más difícil el vivir de acuerdo a las leyes judías – una competencia, en la que claro está, sólo puede haber perdedores.

Al actuar de este modo, han elegido ignorar que aunque Dios es uno. Ella/Él también es variegado. No es por casualidad que “Elohim,” la palabra hebrea más común para el Todopoderoso, esté en plural. Ni que cuando le rezamos al Dios de nuestros antepasados especificamos al Dios de cada uno –elohei Avraham, elohei Itzjak, velohei Iaacov – en vez de un solo Dios para los tres. Nuestra deidad es una deidad multifacética, insondable, compleja, a quien experimentan y disciernen de una forma el padre, el hijo y el nieto. Y si incluimos a los Dioses de nuestras matriarcas al lado de los de nuestros patriarcas, el Ser Divino adquiere aún más diversidad, porque no hay duda que sus comprensiones de lo sobrenatural eran diferentes a las de sus esposos. Porque los creyentes, al igual que Dios vienen en todos los sabores y siempre fue así.

Los RABINOS HILLEL, y Shammai son solamente los más famosos de una lista sin fin de adversarios halájicos. Y el pronunciamiento de que hay “70 caras para la Torá,” no es una loca fabricación contemporánea del Judaísmo Reformista o Masortí/Conservador sino un antiquísimo dictamen de nuestros sabios, quiénes a pesar que no estaban de acuerdo en casi nada más, sí estaban de acuerdo que había muy diversas maneras de interpretar nuestras Sagradas Escrituras. En cuanto a la naturaleza del Dios judío, dependiendo en que libro de la Biblia o donde en el libro de oraciones lo encontramos a Ella/Él, encontraremos a un Ser que es alternativamente celoso, perdonador, castigador, vengativo, exigente, justo, amante, brutal, compasivo, testarudo, inamovible, pronto a regatear, lento en la ira, precipitadamente violento, un hacedor de guerra y un buscador de la paz. Cuando el oficialismo rabínico afirma otra cosa está intentando falazmente rehacer al judaísmo transformándolo en una fe desprovista de matices y misterio. El hacer esto inevitablemente resultará en el alejamiento de muchos de nuestra tradición puesto que el último estudio de “Creencias, observancia y valores de los judíos israelíes,” conducido por el The Guttman Center for the Israel Democracy Instiute deja bien en claro que nosotros también venimos en todos los sabores (Israeli Jews becoming more religious,” enero 26).

Mientras que un 22 por ciento de nosotros nos definimos como haredí u ortodoxos solamente un 14% dice que se adhieren meticulosamente a la tradición. En el otro extremo, no menos sorprendentemente, un 25% de los que dicen que son antirreligiosos, sin embargo, observan la tradición en alguna medida ¡al igual que lo hacen un 62% de los que se proclaman seculares! Dos tercios de nosotros encendemos las velas de Shabat, el mismo número que los que miran la Tele o escuchan la radio y que creen que los cines y los restaurantes deberían permanecer abiertos durante toda la semana. Y aunque un 80% cree que es importante o muy importante ser casados por rabinos, eso no evita que la mitad de nosotros crea que el matrimonio civil debería ser una opción para aquéllos que no quieran una ceremonia religiosa. Finalmente, aunque un 80% cree en Dios, por lo menos un 61% cree que es legítimo darle la bienvenida a Ella/Él en nuestras vidas en diferentes formas, diciendo que el judaísmo reformista y masortí/conservador deberían recibir el mismo estatus en Israel que el ortodoxo. “Los resultados de la encuesta son evidencia de que los judíos israelíes están comprometidos con dos valores significativos,” dice el Dr. Eli Silver, director de Avi Jai-Israel, bajo cuyos auspicios fue llevada a cabo la investigación: “preservar la tradición judía por un lado y respaldar la libertad individual de elegir por el otro.” Que idea tan llena de sabor.

Al Gran Rabinato, sin embargo, no le parece gustar, y está haciendo todo lo que pueda para aplastar la tendencia de los últimos años que ha visto a una nueva generación comprometerse con la tradición de formas no tradicionales. Cuando se le preguntó lo que la gente debería hacer a la luz del nuevo dictamen acerca de Haagen Dazs, Rafi Iojai de la división de kashrut del rabinato contestó simplemente que deberían “amar a Dios más que al helado.”

Esa no es una elección que deberían hacer. Si se los fuerza, sin embargo, tengo pocas dudas que muchos elegirán esta última opción si el fanaticismo se ha arraigado en ciertos elementos de la comunidad religiosa continúa sin disminuir.

Si a los jóvenes israelíes que quieren buscar una relación colorida con nuestra tradición se les dice que es solamente accesible en blanco y negro, que Dios no está disponible en el sabor que quieren, entonces me temo que más y más de ellos se apartaran llegando a la conclusión no hay ningún dios ¡que j---r!

Eso es lo que estoy tratando de decirles.
Dr. Daniel Breakstone

El autor hace más de veinte años que trabaja para el Movimiento Masortí/Conservador. Es presidente adjunto de la Organización Mundial Sionista y un miembro del Ejecutivo de la Sojnut. Tiene un doctorado delLa Universidad

Traducido por Ría Okret

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 07/04/17 - 18:13 hs.
Parashá Tzav

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.