Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Nuestro Judaísmo

Judaísmo Conservador

Cómo el Judaísmo conservador/masortí toma decisiones en la Ley Judía

En las secciones previas de este capítulo, hemos examinado el desarrollo histórico de la ley judía y la forma en que ha cambiado a través de la historia (Secciones B y C). También hemos discutido la base de autoridad para la ley judía y la habilidad de cambiarla considerada desde cuatro posiciones diferentes dentro del Judaísmo Conservador/Masortí (de aquí en adelante Movimiento Conservador, como se le sigue llamando en Estados Unidos) (Section D). Ese examen fue crucial para la comprensión de cómo el Movimiento Conservador toma decisiones, lo que describiremos en este capítulo.

Porque el Movimiento Conservador ha tratado desde un comienzo de preservar al judaísmo tal como se ha desarrollado históricamente, necesitábamos saber como la ley judía se desarrolló en el pasado. Como verán, el método que el Movimiento Conservador usa para tomar decisiones está de acuerdo con los métodos más importantes usados en el pasado, y to su enfoque de “tradición y cambio” continúa el punto de vista y los métodos de los rabinos en los últimos dos mil años.

También necesitabais conocer las posiciones variables dentro del Movimiento Conservador acerca de la revelación, la autoridad de la ley, y la posibilidad de cambiarla para poder comprender porque los rabinos y las sinagogas Conservadoras tienen distintas prácticas en áreas específicas de la ley judía.

¿Cómo ha tratado el Movimiento Conservador a la ley judía? Lo primero, y quizás lo más importante que hay que entender sobre este tema – es que puesto el actuar de acuerdo con las mitzvot siempre ha sido un factor clave en lo que significa ser judío, el Judaísmo Conservador requiere la observancia de las leyes del judaísmo clásico, incluyendo las leyes alimentarias (kashrut) el Shabat y las Fiestas, la oración diaria y las normas morales de la Torá, los Profetas y los Sabios (por eso el nombre ‘Conservador’ – Masortí, adoptado en Israel, Gran Bretaña y casi todo el mundo excepto EE. UU. quiere decir transmitir). Solamente por medio de esta observancia podemos identificarnos plenamente con lo que el judaísmo ha significado a través de los siglos. En consecuencia, el Movimiento invierte tanto talento y energía como es posible en la educación judía de todo tipo y a todos los niveles, incluyendo colegios, grupos juveniles, campamentos, publicaciones, convenciones, viajes educativos a Israel y a otras comunidades judías y programas de educación para adultos.

El Movimiento Conservador comprende sin embargo, que a veces la ley debe cambiar – como lo ha hecho históricamente – para que pueda efectivamente ligar a la gente a la tradición judía e influenciar sus vidas. Decidir cuando tales agregados o modificaciones son necesarios, y como deben ser hechos, requiere un juicio sólido y correr riesgos; en consecuencia el Movimiento Conservador ha convertido a la decisión en un asunto comunal tanto para rabinos como para no profesionales. Los rabinos pueden referir sus preguntas a la Comisión de Ley y Estándares Judíos de la Asamblea Rabínica. Si esa Comisión dictamina unánimemente sobre una cuestión en particular, la decisión se convierte en práctica vinculante (obligatoria) para el Movimiento Conservador. Una decisión de este tipo, fue por ejemplo, que ningún rabino conservador puede estar presente en un casamiento entre un judío/a y un no judío/a, menos aún oficiar en un casamiento así, porque representa una traición al pueblo judío. Si la Comisión está dividida en su voto, entonces un rabino conservador puede seguir la opinión de la mayoría o de la minoría, dependiendo de cual se adecua mejor a sus necesidades y a las circunstancias de su propia congregación y cual coincide con su propia comprensión de la ley judía. Está estructura es una combinación de dos formas tradicionales de tomar decisiones legales – a saber, por un voto mayoritario de un cuerpo central, cuando una comunidad judía estaba suficientemente organizada para tener un cuerpo central, o/y por la decisión del rabino local (el ‘mara d’atra,’ o ‘maestro de la comunidad’). Esta estructura también explica porque probablemente habéis observado diferencias considerables en las prácticas de sinagogas y rabinos conservadores. Es importante comprender que estas diferencias no representan una falta de firmeza o compromiso por parte del Movimiento; si no que reflejan el hecho que el Movimiento Conservador quiere tratar a la vida como es en realidad, y que eso requiere estar abierto a las diferencias entre las personas y las comunidades. Este pluralismo puede hacer que algunos de nosotros nos sintamos incómodos a veces, pero la vida no se presta a una estructura prolija e incambiable, y por lo tanto las personas tienen que aprender a aceptar cambios en la ley sin descartarla totalmente al mismo tiempo. Este es el enfoque de la ley judía históricamente, y es el enfoque del Movimiento Conservador.

La decisión de cuando un cambio es necesario también es una cuestión comunal a nivel de las congregaciones. La ley judía ha sido siempre el producto de una interacción de los rabinos y la comunidad judía en general. Esa es la razón para la fuerza del minhag (costumbre) en la ley judía. En el Movimiento Conservador, las congregaciones se están involucrando cada vez más en la discusión de cuestiones importantes de la ley judía, y esto es precisamente como debe ser, porque ninguna ley tiene autoridad a menos que se convierta en parte de los asuntos de interés y de la práctica de la comunidad.

Las cuestiones que han conducido al Movimiento Conservador a instituir cambios en la ley han variado de caso en caso, como es de suponer. A veces los cambios en la tecnología crearon nuevas condiciones de vida a las cuales la ley debía ser aplicada. Por ejemplo el generalizado uso del auto ha significado que los judíos ya no viven necesariamente a una distancia que permite ir a pie a la sinagoga, y eso da pie a preguntas sobre la observancia del Shabat. A veces realidades históricas nuevas han sido motivos de cambios, como, por ejemplo, en la decisión del Movimiento Conservador de agregar oraciones especiales por el Estado de Israel en las tefilot y en Birkat HaMazon durante todo el año y tratar al Día de la Independencia israelí como una festividad religiosa formal, tanto litúrgicamente como de un punto de vista programático. A veces realidades sociales o educativas han sido la motivación para los cambios. El ejemplo de mayor alcance son la multitud de cuestiones que se discuten y acerca de las cuales se ha actuado dentro del Movimiento Conservador es la redefinición de los derechos y responsabilidades de las mujeres en la ley judía a la luz de su nuevo estatus educativo y social. Pero un factor que ha jugado consistentemente un papel preponderante en el pensamiento y la actuación del Movimiento Conservador e el área de la ética. En muchas decisiones del Movimiento Conservador la injusticia moral o la oportunidad de alentar una sensibilidad moral mayor, ha sido la motivación principal para revisar una ley.

Respecto a esto último, el Movimiento Conservador ha actuado en forma muy diferente tanto del Movimiento Ortodoxo como del Movimiento Reformista (e.g. Siegal pero cf. Comentario de Roth): Los ortodoxos no considerarían a las sensibilidades éticas modernas suficiente razón para cambiar la ley: para ellos la ley, como ha sido formulada a través de los siglos debe ser vinculante. Dicho de otra forma, para ellos la halajá (la forma específica que ha tomada la ley) controla la agadá (los valores éticos y teológicos del judaísmo). Por el contrario, el Movimiento Conservador mantiene que el propósito de la ley, en primer lugar, es mayormente concretizar los valores morales, y por lo tanto la forma específica de la ley puede y debe ser cambiada si lo está haciendo efectivamente. En otras palabra, la agadá debería controlara a la halajá. Por otro lado el Movimiento Reformista no conecta su preocupación con la moral a una preocupación correspondiente con la ley judía. Para ellos la ley puede sugerir algunos enfoques para resolver problemas morales pero es considerada como puramente asesora. Ninguna cosa específica de la ley es vinculante ni moral ni ritualmente. En respuesta, el Movimiento Conservador afirma que la ley judía debe ser considerada autoritativa si hemos de retener nuestra identidad y herencia. Además la ley judía contribuye en forma crucial a la práctica, teoría y sensibilidad moral, y por lo tanto abandonarla es sacrificar un importantísimo caudal que nos da aliento moral, educación y comprensión. Y finalmente los Rabinos del Talmud y de la Edad Media mismos cambiaron la ley judía por razones morales, ¡y en consecuencia el no hacerlo sería violar la tradición! Nosotros por lo tanto debemos seguir luchando por nuestras metas morales por medio de la ley judía, pero la forma de ley judía debe cambiar de tanto en tanto para que pueda ser una ayuda efectiva en modelarnos a la imagen de Dios.

Traducido por Ría Okret

Judaísmo Conservador/Masortí: Nuestros Antepasados a Nuestros Descendientes

Por Elliot N. Dorff

Extractos publicados con el permiso de United Synagogue of America Youth Comisión
Publicados por David Steinberg

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Home page http:\\ members.rogers.com/davidsteinberg

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 12/05/17 - 17:34 hs.
Parashá Emor

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.