Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Mujer y Judaísmo

Reuniendo a mujeres en la Sucá Rabina Jill Hammer

De acuerdo al saber popular judío en Sucot vivimos en cabañas para revivir el viaje a través del desierto de nuestros antepasados.

Pero la Sucá, de acuerdo a la leyenda judía, también representa las nubes de la gloria Divina. Cuando vivimos en la sucá, experimentamos una mezcla de lo real y de lo mítico. De modo que es muy apropiado que invitemos a algunos de nuestros antepasados míticos a acompañarnos.

En el tradicional ritual medieval, denominado ushpizin, al comienzo de la comida festiva, invitamos a nuestra sucá a siete antepasados—Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Aarón, pb3uré y David. Cada uno de ellos representa una de las facetas sagradas de Dios que los místicos judíos han identificado como los ladrillos para construir nuestra vida espiritual: amor, fortaleza, compasión y equilibrio, perseverancia y resistencia, franqueza y humildad, conexión y dignidad. Estos bien conocidos personajes son las caras barbudas que a menudo vemos mirándonos desde las decoraciones tradicionales de una sucá.

A medida que las mujeres han reclamado sus propios lugares en el ritual judío, algunas se han preguntado porque no hay caras femeninas en estos retratos estilizados de las personalidades bíblicas. ¿Hay que dejarse crecer la barba para servir de modelo religioso, o representar una de las características de Dios? Sin duda, la sucá debería ser un lugar donde las mujeres son visibles. Es una vivienda completa, donde comemos, estudiamos, trabajamos y dormimos. ¿No debería representar al pueblo judío en su totalidad?

Me di cuenta de que las mujeres faltaban ya en mis primeros años de universidad en Brandeis University donde muchos estudiantes judíos comían en la sucá comunal. Durante la recitación de la oración que invita a los huéspedes místicos, alguien tuvo el valor de preguntar donde estaban las esposas de los patriarcas. “¿Quién les parece que hizo toda esta comida?” contestó alguien rápidamente.

Pero la pregunta me inquietó, y comencé a imaginarme a que mujeres me gustaría invitar a mi sucá. ¿A Sara con Abraham, Rebeca con Isaac? ¿O elegiría mujeres asociadas con las “personalidades” místicas de los siete días de la creación?

Al correr de los años, a medida que hice mi postgrado y escuelas rabínicas, experimenté. Un año invite a la mujer de Moisés, Zipora, una mujer lo bastante valiente como para haber circuncidado a su propio hijo. Otro año, invite a Lea la mujer de Jacob, de quien se dice que representa la sabiduría oculta de Dios. No tenía un ritual fijo; simplemente iba silenciosamente a la puerta e invitaba a una mujer a la sucá.

Después de mi ordenación, me uní al personal de Maian: The Jewish Women’s Project of the Jewish Community Center in Manhattan[1], un centro que junto con otras mujeres judías creativas, está comenzando a inventar y reinventar rituales para convertir a las mujeres en parte de la conciencia judía. Como parte de este esfuerzo, Maian ha desarrollado una celebración de las ushpizot [2] basada en las palabras del cabalista medieval Menajem Azarya.

Menajem Azarya nombra a las siete profetas mencionadas en el Talmud como mujeres que deberían ser honradas en Sucot: Sara, Miriam, Debora, Hanna, Abigail, Hulda y Ester. Tamara Cohen, miembro del personal de Maian escribió una oración, basada en los ushpizin tradicionales, invitando a estas siete mujeres a la sucá. Un programa para el estudio de estas personalidades fue desarrollado y la artista israelí Ellen Alt fue comisionada para crear un hermoso gráfico de ushpizot para colgar en la sucá junto a los cuadros de los hombres con barba. Desde entonces, grupos de mujeres de todos lados han estudiado y celebrado a nuestras antepasadas. (http://www.ritualwell.org/)

Al igual que sus homólogos masculinos, las siete ushpizot representan siete sefirot o facetas de Dios diferente. Sara representa la sefirá de jesed, o amor y generosidad. Deja su hogar y su patria en una misión Divina. Capaz hasta de reírse de Dios, Sara mantiene su sentido de humor mientras enfrenta muchas pruebas. Alimenta a extraños que vienen a su carpa, y el midrash dice que sus velas de Shabat estaban siempre encendidas. Quizás porque es bendecida con un hijo en la vejez, se dice que Sara representa el amor bondadoso de Dios.

Miriam, la profeta, representa gvurá o fortaleza. Ella es la que cuida a su hermano Moisés, cuando este es un bebé, mientras flota por el río. El midrash la describe como una partera que salva las vidas de muchos bebés. Durante el Éxodo, Miriam tiene el valor de tomar su tamboril y bailar. Al final de su vida desafía la autoridad de Moisés, reconociéndose como una verdadera profeta.

Debora, la jueza, representa tiferet, el equilibrio y la compasión. Conduce a su pueblo con justicia, y sólo se dedica a la guerra cuando no hay más remedio. Hanna, quien simboliza netzaj, resistencia o victoria, soporta el dolor de la infertilidad y la crítica de Eli, el sumo sacerdote, cuando le pide silenciosamente a Dios que le dé un hijo.

Abigail, una de las esposas de David, es menos conocida. Es una mujer pacificadora que le impide a David actuar a raíz de su enojo. Su sefirá es jod, o moderación y humildad. Hulda tampoco le es familiar a mucha gente. Una profeta que vivió en Jerusalem justo antes del exilio a Babilonia, Hulda confirma que un misterioso rollo descubierto en el templo es la palabra de Dios. Es la primera en reconocer a Dios en el texto que ve frente a ella. Simboliza iesod o conexión e intimidad.

Ester, la reina judía de Persia, representa la sefirá final de maljut o realeza. Ester es presentada como una joven que es traída al harén del rey, pero a medida que el rollo avanza, aprende como usar su poder, no sólo salva a su pueblo sino que le ayuda a prosperar.

Aprender sobre estas mujeres durante la fiesta de Sucot puede incentivar más estudio. Al igual que con la mayoría de los rituales judíos modernos puede haber más de una ceremonia creativa para invita a las ushpizot. Algunos eligen explorar diferentes mujeres, mientras que otros prefieren llamar a sus huéspedes femeninas ushpizan (arameo en lugar de hebreo). Un número de artistas ha creado trabapb3ur que representan varias combinaciones de las siete.

El ritual de las ushpizot nos conecta a muchos lugares y tiempos. Tomamos prestada la costumbre sefaradí de colocar una silla en la sucá como un trono para los huéspedes místicos, el año pasado les pedimos a las mujeres que ataran una cinta a la silla y describieran a quien querían invitar a la sucá. Hubo gente que invitó a sus hijas, madres y abuelas, personajes bíblicos favoritos, a la poeta Emma Lazarus, a la diputada estadounidense Bella Abzug, a amigas luchando con el cáncer, a rabinas y maestras. Al final, muchas de nosotras teníamos lágrimas en los opb3ur. El aspecto más importante del ritual no es con cual de las siete mujeres decidimos elegimos celebra, sino como nos miramos en un espejo y les devolvemos el reflejo de sus virtudes y atributos.

El año pasado, ayudé a construir una sucá en una azotea de Manhattan. Enfrente de la endeble estructura, en la saliente de un edificio cercano, había unas palomas blancas mirando. Sentí que estaba protegida por las alas de la Shejiná. Cuando invitamos a nuestras antepasadas espirituales a revolotear sobre nuestras mesas como palomas, creamos momentos de respeto y asombro, momentos que podemos transmitir como nuevos hilos en el siempre creciente y cambiante tapiz de la tradición judía.

La Rabina Jill Hammer tiene un alto cargo en Maian: The Jewish Women’s Project of the JCC in Matan. Fue ordenada por el Jewish Theological Seminary y tiene un doctorado en psicología social de la Universidad de Connecticut, y es la autora de “Sisters at Sinai: New Tales of Biblical Women” (JPS 2001)

Fuente: www.wlcj.org/outlook_articles/sukkah.html

Traducido por Ría Okret

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 09/06/17 - 17:21 hs.
Parashá Behaalotejá

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.