Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Mujer y Judaísmo

Hombres y mujeres: en busca de un pacto espiritual más allá de la igualdad superficial

Volumen 8, Número 2, octubre 2009-10-20

Rabina Dra. Einat Ramon
Los Rabinos enseñaron: “Las transgresiones entre el hombre y Dios se expían en Iom Kipur; las transgresiones entre el hombre y su prójimo, no son expiadas por Iom Kipur hasta que no apaciguamos al prójimo.”

(Mishná Tratado Ioma 8:9). Pero, ¿que hacemos para expiar una ideología que ha fracasado en alcanzar sus metas? ¿Cómo expía una cosmovisión sus errores? ¿Cómo puede obtener el perdón? Nuestra generación, nacida después de la Shoá y después del nacimiento del Estado de Israel, abrigó la esperanza de traerle al mundo judío, por medio del feminismo, un respeto mutuo mayor y una relación más íntima entre hombres y mujeres. ¿Hemos tenido éxito?

Al comienzo del Año Nuevo hebreo, el judaísmo le presenta al pueblo de Israel una visión idealizada de la relación hombre-mujer y una pista para vencer los desafíos inherentes en estas relaciones. Encontramos al asombroso personaje de Jana, madre de Samuel, en la Haftará leída el primer día de Rosh HaShaná, y en Simjat Torá, marcando el fin de las festividades de tishrei, leemos la Porción de Génesis que describe la creación combinada del hombre y la mujer.

Nuestra conciencia moral de género se desarrolla por medio de estas lecturas en la sinagoga en lo parecería ser un proceso a la inversa. La personalidad de Jana nos transporta a los albores de las relaciones hombre-mujer en el momento de su creación a Imagen de Dios. El orden de las lecturas nos lleva desde la relación humana familiar, real y compleja – con sus experiencias traumáticas, conflictos de voluntades, dolor y alegría compartidos por el hombre y la mujer – hasta el ideal simplificado. La idea originaria imaginada por el Creador fue “y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y hembra los creó. Y Dios los bendijo y les dijo Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra y sometedla.’” (Génesis 1:27-28).

La época de arrepentimiento que termina con Simjat Torá nos enseña que debemos aprender, comprender y poner en práctica la manera en que el hombre y la mujer deberían haber sido bendecidos juntos, para reproducirse y comportarse juntos en el mundo como una imagen de Dios, unidos en su forma de ser diferente.

Esto subraya la importancia de examinar la relación entre Jana y su esposo Elkana. Desesperada y desanimada por su esterilidad, sintiendo celos y antagonismo por su rival Pnina, sufriendo humillación y desprecio de Eli el Cohen Gadol – de este estado de desolación es forjada una figura revolucionaria que le lega el poder de la plegaria silenciosa a su pueblo que sirve como un canal para el anhelo de vinculación emocional con la Divina Presencia que llena al mundo. El alma fortificada transforma a una mujer de espíritu entristecido... que hablaba dentro de su corazón pero su voz no se podía oír” (I Samuel 1:13) en “una mujer que le reza a Dios erguida” (1:26) y lo alaba porque “Levanta del polvo al desvalido” (2:8)

¿Por qué era tal el estado emocional y espiritual de Jana que “lanzó sus palabras hacia arriba (Tratado Berajot 31b) y fue contestada? ¿Qué es lo que causó que muchas importantes Halajot se basaran en la oración de Jana (Tratado Berajot 31a)? La grandeza espiritual e intelectual de Jana fue precedida por una intensidad emocional y un profundo pacto entre Jana y su esposo Elkana. “¿Por qué lloras?; y ¿por qué no comes?, y ¿por qué se aflige tu corazón? (I Samuel 1:8) le pregunta el hombre que es testigo de su sufrimiento. Le recuerda su amor incondicional por ella, que consiste de intimidad emocional, empatía por alguien que sufre, acentuación de la alegría por lo que existe que mitiga la angustia por lo que falta.

Durante las últimas décadas nosotras, las feministas judías nos hemos centrado o en la igualdad halájica, o en comprender las formas en que el hombre judío ha confinado a la mujer judía. No tomamos en cuenta que dedicarnos enteramente a estas cuestiones también servía para tapar la enorme alienación entre hombres y mujeres. Si tener ceremonias de casamiento igualitarias, contar a las mujeres en un minián o llamarlas a la Torá no nos ayuda a lograr un acercamiento emocional entre hombres y mujeres, o a aminorar el fenómeno de la soltería, el divorcio, el libertinaje sexual y la soledad, si no nos fortalece contra la adictiva absorción en nosotros mismos, y nos anima a respetar la diferencia sexual entre chicos y chicas y a hacer un esfuerzo mayor para reconciliar a los dos (un desafío tan grande como la Partición del Mar entre los jóvenes de hoy en día); si no nos responsabilizamos de suministrarles trabajo a mujeres que son mayores o más frágiles – ¿qué hemos ganado con estos dictámenes halájicos?

Hemos transgredido al centrarnos en la igualdad técnica por muchos años en lugar de encaminarnos a nosotras mismas y a nuestros hipb3ur e hijas hacia el desarrollo de relaciones caracterizadas por la amistad y la fraternidad, entre el hombre y su mujer en el hogar, entre hombres y mujeres en los lugares de trabajo, en los centros de estudio y en la sinagoga. Si creímos que la igualdad era el estándar por el cual el sexo opuesto nos evaluaba, hemos errado. Si hemos despreciado la necesidad del uno por el otro para el mutuo enriquecimiento y nuestro camino compartido por al vida, hemos perdido oportunidades, si en el nombre de la igualdad, adoptamos una visión unidimensional del hombre y de la mujer, en la cual no hay un punto de encuentro, ni de conversación, ni de empatía por el dolor de la soledad, entonces hemos distorsionado la visión de la creación del género humano.

Rezo para que el Año Nuevo abra las puertas de la paz entre los hombres y las mujeres, y nos traiga un pacto de acercamiento y relación entre el hombre y la mujer creados a la imagen de Dios.

La Rabina Dra. Einat Ramon, dicta clases en el Shechter Institute of Jewish Studies. En 1988 se convirtió en la primera mujer nacida en Israel en ser ordenada rabian. Ramon sirvió como Decana de la Escuela Rabínica del Instituto Schechter desde 2005-2009. Su libro, New Life, acerca de la filosofía religiosa de A.D. Gordon, fue publicado en 2007.

Traducido por Ría Okret

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 17/03/17 - 18:42 hs.
Parashá Ki Tisá

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.