Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Healing

Reflexiones de Torá: Jaié Sará

Martes, 6 de noviembre, 2012
Génesis 23:1 – 25:18


Fueron los días de Sará cien años y veinte años y siete años, los años de la vida de Sará. Sará murió en Kiriat-Arba- ahora Hebrón, en la tierra de Canaán, y Abraham vino a honrar a Sará y a llorarla.
Génesis 23:1-2

Estas líneas son sobrias y sin embargo, tan poderosas. Sará, nuestra matriarca, vivió una vida increíble y dinámica y al final, en dos palabras, ella murió. Inmediatamente ella es alabada y llorada y finalmente sepultada. Y la vida continúa. Tal vez la descripción compacta de la Torá respecto de su muerte (sobre todo en contraste con las muchas historias de su vida y hasta de su entierro), es una manera de recordarnos lo que es importante. La Torá nos enseña a vivir plenamente durante todo el tiempo que podamos, llorar lo que inevitablemente vamos a perder, y finalmente dejar ir.

La Torá nos dice que Sará vivió 100 años, 20 años, y 7 años. Esta es una frase diferente y bien más descriptiva que la expresión más sucinta, 127 años. Cada parte de esta frase expresa una etapa llena de vida. Cien años, me la imagino como una mujer mayor, cansada, hastiada, reflexiva, bromeando con ironía, pero impregnada de sabiduría por la que tan caro ella pagó. El tiempo empieza a volar hacia atrás, ve sus arrugas formándose y desapareciendo, enderezando su espalda, sus opb3ur tornándose claros. Cada década de retorno se lleva consigo algo de peso y de desgaste. Y de repente ella es una joven de 20 años, la veo con el pelo denso, oscuro y ondeando en el viento, rasgos cincelados, opb3ur penetrantes, preciosos, llenos de frescura y atrevimiento. Los años siguen mudando hasta que ella es sólo una niña, de 7 años. Veo una niña soñadora, huesos que siguen creciendo, extremidades un poco fuera de proporción.

Cada capa de su vida distinta y diferente, y de alguna manera, no hay ninguna contradicción entre estos Jaié Sará – estas vidas de Sará. Ella ha vivido muchas vidas, pero todas ellas y, cada una son auténticas, cada lágrima y cada sonrisa una parte de su totalidad. Estas épocas de su vida anidan perfectamente una dentro de la otra, como cada capa de una muñeca Matryoshka. Cualquiera de ellas está completa en sí y por misma, pero por separado cada capítulo es limitado. Sin embargo, aquí, en el momento de su muerte, sus vidas están integradas para formar un mosaico rico y completo de toda una vida.

Nuestra madre Sará nos enseña mucho sobre cómo vivir. En sus plenos 127 años supo enfrentar desafío, dolor, inseguridad, inestabilidad, ansiedad y pérdida. También conoció hilaridad, belleza, pasión, aventura y milagro. Ella es un ejemplo brillante de cómo andar por las tormentas que definen, forman y quiebran esta vida terrenal. La Torá nos da una idea de cómo ella enfrentó, reaccionó y sobrellevó los momentos difíciles. Y en el corazón de esta mujer indoblegable y sagaz nos encontramos con que Sará disfrutó de una relación profunda e intensamente personal con Dios. Es informal, espontánea y honesta.

En uno de los momentos más impresionantes e irreverentes de la Torá, Sará se ríe de Dios. Dios le anuncia a Sará que a pesar de su avanzada edad y de que ha sido estéril toda su vida, ella va a tener un hijo. Después de años de intentos y fracasos de concebir, Sará se ríe incrédula. Este momento de risas amargas, entrecortadas es un regalo para cada uno de nosotros que alguna vez se ha visto llevado más allá de nuestros límites de meses de esfuerzo incesante, cualquiera que alguna vez se haya quebrado después de años de lucha.

En mi lectura de esta parte, Sará nos muestra cómo ser auténtico. Sará se ríe incrédula y su dolor se filtra en las páginas de la Torá. Y Dios reacciona con amor. Dios dice: “¿Por qué te ríes? ¿Crees que estoy bromeando? Pues no lo estoy. No hay nada que no pueda hacer, y yo lo digo, por el año que viene en esta época, tú tendrás un hijo”. Es una interacción hermosa. Cómo se alivia nuestra crudeza y amargura cuando se las trata con confianza y compasión. ¡Qué bálsamo ser escuchado, visto, atendido, aun en un momento de profunda amargura, ira, y dolor!

Sará sabía cómo vivir una vida auténticamente espiritual mucho antes de que hubiesen sinagogas o libros de oración. Ella rezó con sus pies y sus dedos y sus opb3ur y su risa. Las cosas eran a menudo difíciles y los buenos tiempos no duraron mucho tiempo, pero hizo que todos los momentos de su vida cuenten. Ella tenía una práctica espiritual de toda la vida de ser despiadadamente ella misma.

A medida que mi propia madre, de bendita memoria, se estaba muriendo, estaba rodeada por un batallón de gente que la apoyaba. Ella estaba muy débil y con gran dolor. Sus bien intencionados amigos la animaban a limitar su actividad o evitar situaciones en las que podía lastimarse. Pero ella no quiso saber nada de ello. Ella continuó haciendo un poco de esto y un poco de aquello en la casa, salía a cuidar el jardín, ella cuidaba de su gato. “Escucha”, dijo, “tengo la intención de vivir hasta que muera”. Algo me dice que fue cortada de la misma tela que nuestra antepasada Sará. En esta semana de Jaié Sará – la vida de Sará – podamos encontrar una manera de seguir su ejemplo de vivir sin miedo, en plenitud y verdad. Y que nuestra honestidad valiente se combine con cuidado, amor y buen humor.

Jhos Singer

© Bay Area Jewish Healing Center

Traducido y adaptado por el rabino Daniel Kripper

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 04/08/17 - 17:47 hs.
Parashá Vaetjanán

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.