Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Healing

Encontrar a Dios en lo inesperado

Génesis 28:10 - 32:3
Ayer por la noche tuve una sesión con un grupo de participantes en el programa de entrenamiento de voluntarios, y les pedí que recordaran un momento de santidad, de encuentro con lo divino.

Este grupo de gente común llenó rápidamente la habitación con historias extraordinarias.

Una mujer describió la primera vez que vio el Océano Pacífico y la impresionante belleza de la costa. Otra mujer recordó cuando reventó su apéndice en su adolescencia y el sentido de fe que encontró en el medio de su terror y dolor. Un hombre habló de la maravilla de sostener a su hija en sus brazos por primera vez una vez cortado el cordón umbilical.

Otro contó ver el atardecer y el sentimiento de sentirse conectado a la los árboles, al cielo, y todo lo que le rodea.
En la parashá de esta semana, cuando Jacob sale de su lugar de nacimiento y comienza el viaje a la tierra natal de su madre, tiene un sueño de gran alcance. Él ve una escalera que se extendía entre la tierra y el cielo con ángeles que ascendían y descendían por ella, Dios estaba presente a su lado y le promete protección en su viaje asegurándole un futuro venturoso. Cuando Jacob despierta de su sueño, exclamó: "Ciertamente Dios está en este lugar y yo no lo sabía".

Con qué frecuencia ocurre esto a cada uno de nosotros. Nosotros desarrollamos nuestras vidas, ocupados con muchos detalles de la existencia, y de repente algo sucede.. Algo nos detiene y nos damos cuenta de la gracia única del momento. Tal vez somos llevados a esta toma de conciencia por la aparición de una enfermedad o alguna crisis. Aniversarios, eventos del ciclo de vida y otros momentos de alegría también pueden recordarnos de la preciosidad de la vida.

La revelación de Jacob es trascendental, lleno de ángeles, portales celestiales, y visiones de Dios. Sin embargo, esta misma conciencia puede venir en formas más sutiles: al morder por primera vez una manzana crujiente, un árbol ardiendo en brillantes naranjas y ropb3ur, el sonido de la risa de un bebé, la voz de un amigo desde lepb3ur, el aroma de los lirios llenado toda una habitación, o una inesperada bondad de un extraño.

La liturgia diaria contiene una oración por estos milagros ordinarios: "Damos gracias ... por los milagros que están con nosotros cada día ... cada hora, por la mañana, tarde y noche”. Aquí nuestra tradición nos recuerda que debemos percibir los milagros que están con nosotros en todo momento. No los milagros del Éxodo y el Sinaí, sino los que llenan nuestros días y nos sostienen, de un aliento al siguiente.

Que seamos bendecidos para encontrar la presencia de Dios en nuestra rutina diaria, así como en los hitos de la vida, cuando estamos en medio de la belleza de la naturaleza y en medio de nuestra comunidad, al celebrar las alegrías de la vida y cuando nos encontramos llenos de tristeza. Que seamos bendecidos, al igual que nuestro padre Jacob, para despertar a la presencia de Dios en los lugares más inesperados.

Rabina Elisa Goldberg
© Bay Area Jewish Healing Center
Traducido y adaptado por el rabino Daniel Kripper

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 09/06/17 - 17:21 hs.
Parashá Behaalotejá

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.