Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Nuestro Judaísmo

El calendario judío desde una perspectiva femenina

Las Rabinas nos juntamos para comunicarnos con vos. Cada mes una de nosotras escribirá un artículo, desde nuestra perspectiva.

Tomaremos como eje central Rosh Jodesh (principio de mes) y la festividad del mes.
Podrás leer una nueva manera de relacionarte con las festividades y aprender de nuestras fuentes para continuar enriqueciéndote con diferentes visiones y percepciones sobre nuestros jaguim y moadim, disfrutando de la inmensa diversidad de comprensiones, tan característica de la pluralidad Masorti.

El principal desafío del Movimiento Masorti se enmarca en mantener viva la tradición del Pueblo Judío frente a nuestra realidad diaria, generando una simbiosis entre esta cultura milenaria y los avances multimedia.
A continuación el articulo del mes de Tevet:

Mes de Tevet
ENTRE LA LUZ Y LA OSCURIDAD
Entre el silencio y la celebración

por Rab. Silvina Chemen

El comienzo del mes, rosh jodesh Tevet siempre cae durante la festividad de Januká.

Todos conocemos a la festividad de Januká, la fiesta de las luminarias y del recuerdo de la victoria de los judíos sobre los griegos con la nueva inauguración del Templo, que comienza el 25 de Kislev y se extiende hasta los primeros días de Tevet. Celebramos por cada día de Januká encendiendo una vela más en nuestra janukiá, para aprender el valor de acrecentar la santidad, de la oportunidad que tenemos de aumentar la luminosidad.

Pero a pocos días de tanto festejo, llega el 10 de Tevet, un día de ayuno en conmemoración al momento en el que los babilonios sitiaron Ierushalaim durante el período del Primer Templo. El asedio duró tres años y fue el "comienzo del fin" de la destrucción de Ierushalaim y el exilio de nuestro pueblo. Hoy, en Medinat Israel, el 10 de Tevet fue designado como Iom haKaddish haKlali, el día en el que recordamos con nuestras oraciones a todos aquellos que murieron y cuya fecha o lugar es desconocido. Muchas personas utilizan este día para recordar también a las víctimas de la Shoá.

Historias de mujeres relacionadas con el mes de Tevet:

Iehudit

El libro de Iehudit no ha sido incluido en el canon bíblico hebraico. Sin embargo, aparece en la Septuaginta, traducción de la Biblia en griego, utilizada por la comunidad judía helénica. La Biblia católica se basó en la Septuaginta y por eso ha integrado el libro de Iehudit en el Primer Testamento. No se sabe por qué el libro no fue integrado a la Biblia hebraica. Es posible que originalmente haya sido escrito en hebreo o arameo. Probablemente date de la época de los macabeos. En este libro, Nabucodonosor evocaría a Antíoco Epífanes que quería imponer su culto helenista a los judíos.

Iehudit es la heroína de esta ficción histórica. El relato se sitúa bajo el reinado de Nabucodonosor (Nebujadnetzar), quien es presentado como rey de los asirios. Holofernes, su general en jefe, conquista numerosas ciudades y pueblos, donde los habitantes consideran a Nabucodonosor como su dios. Holofernes se aproxima a Ierushalaim y corta la entrada de agua de la ciudad ficticia de Betulia. Tras treinta y cuatro días de sitio, el Consejo de ancianos de la ciudad decide esperar la ayuda divina durante cinco días más antes de capitular. Hasta allí, la acción está dirigida por los hombres. Pero en ese momento, aparece Iehudit, quien es presentada como proveniente de un linaje masculino de dieciséis generaciones que llega hasta Iaakov, Israel. Iehudit envía su servidora a buscar a los ancianos y pronuncia un largo discurso en el que les reprocha su falta de confianza y el chantaje implícito que le han hecho a Dios. La respuesta es condescendiente: «Tú, que eres una mujer piadosa, ruega por nosotros para que el Señor envíe la lluvia que llenará nuestras cisternas, y así no quedaremos exhaustos» (Iehudit 8-31). Pero Iehudit no se deja impresionar: «Escúchenme, porque voy a hacer algo que se transmitirá de generación en generación a los hipb3ur de nuestra estirpe» (Iehudit 8-32). Entonces, se pone a rezar «el Dios de los humildes, el defensor de los desvalidos, el apoyo de los débiles, el refugio de los abandonados y el salvador de los desesperados» (Iehudit 9-11). « [...] se embelleció hasta el extremo, para seducir a todos los que la vieran» (Iehudit 10-4), acudió con su servidora al campo asirio, persuadió a Holofernes de que ella había desertado y logró enamorarlo. Las palabras que pronuncia están llenas de sobreentendidos, astucia e ironía: «Dios me ha enviado para realizar contigo tales hazañas, que llenarán de asombro en toda la tierra a aquellos que las escuchen» (Iehudit 11-16).Tres días pasan hasta que llega el momento propicio. Aprovechando la ebriedad de Holofernes, ella le corta la cabeza y retorna a Betulia. Cuando los asirios descubren el asesinato, entran en pánico y los israelitas los atacan. Iehudit sigue impartiendo consepb3ur de estrategia militar para vencer a los asirios. Todo el pueblo le rinde homenaje y le agradece; ella misma entona un cántico de alabanza al Eterno. Vivió hasta los ciento cinco años. El libro concluye así: «Nadie atemorizó a los israelitas mientras vivió Iehudit, y hasta mucho tiempo después de su muerte» (Iehudit 16-25).

La victoria por la mano de un débil pone de relieve el poder del Dios de Israel. Sin embargo, Iehudit no aparece con un carácter débil, todo lo contrario, ella muestra coraje y fuerza en una combinación sorprendente de iniciativa y piedad, de sabiduría y descaro.  Así como otras heroínas de la Biblia, ella utiliza encanto, mentiras y manipulación para vencer. No obstante, su papel es mucho más preponderante tanto en la acción como en la plegaria, y su decisión de permanecer sola fortalece su independencia. Su mensaje es no perder la esperanza ni siquiera en la adversidad.

En las lecturas de la Torá del final del libro de Bereshit- que coinciden con este mes del calendario que estamos estudiando aparecen mencionadas dos mujeres que fueron silenciadas en la historia. Este mes les vuelve a dar su lugar en el relato:
 
Dina la hija de Iaakov y Lea y Seraj bat Ashe

Y oyó Dios a Lea; y concibió, y dio a luz el quinto hijo a Iaakov. Y dijo Lea: Dios me ha dado mi recompensa, por cuanto di mi sierva a mi marido; por eso llamó su nombre Isajar. 
Después concibió Lea otra vez, y dio a luz el sexto hijo a Iaakov. Y dijo Lea: Dios me ha dado una buena dote; ahora morará conmigo mi marido, porque le he dado a luz seis hipb3ur; y llamó su nombre Zebulún. 
«Después dio a luz una hija, y llamó su nombre Dina» (Bereshit 30:17-21)

En general nadie enseña- porque de eso no se habla- acerca de la única hija mujer que tuvo el tercer patriarca. Su nombre: Dina. La hija de Iaakov con su esposa Lea, mujer no deseada por él e impuesta por su padre. Nace una niña y su madre la nombra. A diferencia de todos los demás hipb3ur que son nombrados con un propósito o por una razón, el nombre de Dina no está ligado a ninguna explicación.

Dina es la primera mujer violada en el texto bíblico. El príncipe del pueblo hivita la toma por la fuerza, tal como está escrito:

Salió Dina la hija de Lea, la cual ésta había dado a luz a Iaakov, a ver a las hijas del país.  «Y la vio Shjem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró.» (Bereshit 34:1-2)

Dina no pronuncia una sola palabra, en este único capitulo en el que aparece su historia. Es objeto de abuso sexual por un lado y de otros abusos por otro. El resultado es la desaparición de su nombre, de su historia y su linaje del relato de un pueblo.

Su padre se entera y callo. Los hermanos de Dina Shimón y Leví deciden vengarla y elaboran una estrategia para diezmar a su violador y su familia. Así sucede. Matan a todos. Y Dina desaparece de la historia. Nunca dijo nada. Y después de esto, nunca más es mencionada.

Rashi, el gran exégeta bíblico y talmúdico medieval la culpa a Dina de haber provocado, con su conducta, esta violación.  Dado que el comienzo del capítulo 34 menciona: "Y salió Dina"; y las mujeres no deben salir de sus aposentos. Maimónides, filósofo judío medieval recalca que "El honor de la princesa queda guardado adentro."  Dina salió, no respetó los códigos de la época, merece el deshonor- que sólo se cuida "adentro".

Tuvieron que pasar siglos hasta que alguien decidió devolverle la voz a Dina, y hacer justicia con una historia que la condenó dos veces: en el momento de su violación y a partir de la segregación de su entorno.

Mira Magen, escritora israelí contemporánea escribió un relato en primera persona llamado "Yo soy la tía de Seraj y Rajel fue mi tía".[1]

La autora llama así a su relato porque considera que alguien que ha perdido el derecho de llorar, de pertenecer y de tener esperanzas, pierde su nombre propio. Su identidad es borrada, y su nombre borrado para Israel. Magen no la llama Dina, sino "Shemishá", la usada, quien recobra la voz y va a sus hermanos Shimón y Leví, quienes perpetraron la venganza y les exige que le devuelvan el honor que le han robado ante los opb3ur de toda la familia.

Escuchemos a Dina de la pluma de Mira Magen:

"...cuando Shjem llegó e hizo lo que hizo, no tenía ningún trozo de lana para morder, y el grito que se escapó de mí fue fuerte y dolorido.

...

Recé tanto para que el único llanto que salió de mí, vuelva a mí para poder llorar una vez más...

Ahora, Shimón y Leví, que están arribando al final de sus días, vine a demandarlos por mi nombre. Deberán pararse en el centro del pueblo, y anunciar delante de mi familia y mi comunidad "Ella no será más llamada Shemishá-la usada, sino Dina, la hija de Iaakov.

Shimón tomó un respiro de su asombro y me preguntó:- ¿Por qué hoy?

-"Porque ha llegado el tiempo de que mi nombre, que me fue robado, me sea devuelto.

-Si no hubieras salido a visitar a las hijas de la tierra, ese pagano no te hubiera visto, no te hubiera deseado y hecho lo que hizo contigo.

-Shimón, eras un joven entonces, pero ya has crecido, y pareciera que no has ganado ni una pizca de sabiduría. ¿Sobre qué me quieres regañar? Al fin y al cabo, si hubieras sido un solo hijo varón entre 12 hermanas mujeres tú también hubieras salido a buscar amigos entre los hipb3ur de la tierra.

-Pero tú eras una mujer. Tu honor residía dentro de la casa.

-¿Mi honor? Mi honor fue arrancado de mí con mi virginidad, y devuelto en el amor...Yo no te pido nada más que me devuelvas mi nombre...

-Una vez fuiste Dina, hasta que fuiste usada por ese pagano y te transformaste en la "usada".

-Ese hombre me amaba y pagó por mí con su prepucio y Uds. vinieron traicioneramente y le saquearon la vida.

-Él te transformó en una ramera y ¿tú te apenas por él?, preguntó Leví.

-Pero ese hombre me amó y tú y tu hermano lo mataron por la pasión que precedió a su amor...

Leví se levantó encolerizado, se secó la transpiración de su rostro, con su antebrazo...y dijo:"Así como el sol no gira al mediodía para retornar a su lugar de origen en el este, los actos no pueden ser desandados. ¡Ve a tu casa, mujer!

Me fui con la garganta llena de llanto, aún abarrotada.

Mis pies marcaron un surco entre las matas de algodón...caminaban hacia el lugar donde pudiera gritar. Caminé con ellos para hacer oír mi voz entre el ruido de las multitudes, que taparán el llanto que necesito para volver a ser yo misma..."

Seraj bat Asher

"Los hipb3ur de Asher: Yimná, Yisvá, Yisví, Beriá y Séraj, hermana de ellos..."

Ásí cuenta la Torá en séfer Bereshit 46:17 acerca de la existencia de una nieta del patriarca Iaakov. Séraj, hermana de los varones, hipb3ur de Asher. Y luego, nos reencontramos con ese nombre en el libro de Bemidbar, cap. 26

"Dios habló a Moshé y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, y les dijo:
"Haced el recuento de toda la comunidad de los israelitas, por casas paternas, de veinte años en adelante, de todos los útiles para la guerra."(...)  Hipb3ur de Asher, por clanes: de Yimná, el clan yimnita; de Yisví, el clan yisvita; de Beriá, el clan berita. 45 De los hipb3ur de Beriá: de Jéber, el clan jeberita; de Malkiel, el clan malkielita. 46 La hija de Asher, se llamaba Seraj. 47 Esos eran los clanes de los hipb3ur de Asher. Según el censo fueron contados: 53.400."

Y por último en el final del Tanaj, en Divrei Haiamim 7:30:

"Hipb3ur de Asher: Yimná, Yisvá, Yisví, Beriá, y Seraj, hermana de estos."

Por lo que vemos, no pueden negar la existencia de una hija mujer de Asher, sobre la que no se menciona nada más que sus datos filiatorios y ninguna descendencia.

  • Sin embargo el midrash- esa historia no oficial como me gusta llamarla a mí, tiene muchos más datos de esta mujer: "Seraj abarcó las generaciones entre Iosef y Moshé. Nunca probó el sabor de la muerte y entró viva al Paraíso." Yalkut Shimoni 2:367

  • "Iosef mandó a sus hermanos a traer a toda la Casa de Iaakov a Egipto por la hambruna de la tierra de Canaán. Tenían que encontrar la manera de decirle a Iaakov, su padre, que Iosef estaba vivo. Le pidieron a Seraj, que tenía 7 años que toque el arpa para Iaakov y que cante las palabras: "Iosef está vivo". Así lo hizo Seraj, graciosamente y cuando Iaakov entendió de pronto lo que estaba diciendo llorando preguntó: ¿Acaso esto es verdad? Seraj se lo aseguró y su abuelo la bendijo: "Mi niña, que la muerte nunca pase sobre ti. Por lo que me has devuelto mi espíritu a la vida."
Sefer Ha-Yashar, Parashat Vaigash:

  • "Seraj recibió de Abraham, Itzjak y Iaakov y de su padre Asher el secreto de la redención. Cuando Moshé anunció al pueblo de Israel: "Dios los redimirá", Seraj declaró: Éste es el hombre que liberará a Israel de Egipto, porque es lo que he aprendido de mi padre."                                                     
Pirkei de Rabbi Eliezer 48

  • "¿Y de dónde sabía Moshé Rabenu a dónde estaba enterrado Iosef? Le dijeron: Seraj bat Asher quedó desde aquella generación. Fue Moshé hacia ella y le dijo:- Tú no sabes para nada a donde esta Iosef enterrado. Le dijo: -Un cofre de hierro le ha hecho los egipcios y lo han puesto en el río Nilo para que sus aguas se hagan benditas. Fue Moshé y se paró a las orillas del Nilo y dijo: -Iosef, Iosef, llegó el tiempo que prometió Dios que yo los redima a Uds. y llegó la promesa que prometiste a Israel. Si tu te muestras, todo está bien y si no estaremos exentos de cumplir con la promesa.  En ese momento salio el cajón de Iosef a la superficie..."
Masejet Sota 13 a

Seraj, para algunas comunidades pasó a ser un símbolo de sanación y milagros:

 "A pesar de la tradición talmúdica que a Seraj le fuera concedida la inmortalidad, los Judíos persas de la ciudad de Isfahan creyeron que esta figura bíblica realmente vivió entre ellos, hasta que ella muriera en un gran incendio en la sinagoga en el siglo XII. Su mausoleo era un sitio de peregrinación importante para la comunidad judía Oriental, y Seraj permanece un nombre popular entre mujeres judías de Kurdistán. En nuestra generación, los que cuentan historias en Israel siguen haciendo girar nuevos cuentos sobre muchos milagros que se dice que Seraj ha realizado, como la curar enfermos y salvar a la comunidad judía de malos decretos, como lo hizo la Reina Esther." En "A Lady of Legend- Serah Bat Asher. Dr. Marc Bregman-  Associate Professor of Rabbinic Literature, HUC-JIR/Jerusalem                        

JAG HABANOT: EL FESTIVAL DE LAS HIJAS

Januká, la fiesta de las luces, tiene una resonancia especial para las mujeres. Algunas leyendas dicen que las mujeres hicieron el trabajo de volver a consagrar el Templo con entusiasmo inusual. Otras historias dicen que las mujeres tienen una conexión a Januká por la heroína del libro de Iehudit. Como un libro apócrifo de la Biblia, el Libro de Iehudit tiene exactamente el mismo estatus que los libros de los Macabeos, que cuentan la historia de Januká. La tradición judía (sin mucha base histórica sino por las similitudes en las dos historias) asocia esta victoria con la revuelta Macabea. Iehudit, a menudo representada en menorot medievales. Iehudit representa el heroísmo de las mujeres en toda la historia judía.

En los países del norte de África, la séptima noche de Januká, es la noche del triunfo de Iehudit y se la llama Jag haBanot, la Fiesta de las Hijas. Jag haBanot cae en la luna nueva del mes hebreo de Tevet, que es la sexta o séptima noche de Januká.

En países como Argelia, Libia, Túnez y Marruecos, una variedad de costumbres rodea el Jag Habanot. Las mujeres asisten a las sinagogas y tocando la Torá rezan por las salud de sus hijas.

Las madres les dan regalos hijas, y los novios les dan regalos a sus novias. Las ancianas y las mujeres jóvenes se reúnen para bailar.

Según el "Sefer Ietzira", cada mes judío tiene su propio color, letra, tribu, órgano, horóscopo y sentido humano.

El color de Tevet es azul, la tribu es la tribu de Dan, el sentido humano es la ira, la letra es la Ayin, el horóscopo es Capricornio y el órgano es el hígado.

Nuestra tarea en el mes de Tevet es luchar contra nuestra propia ira. Transformar nuestra rabia negativa en fuerza positiva.

Jodesh Tov



[1] Seraj es la hija de Asher, uno de los hipb3ur de Iaakov de la que no se nombra ninguna descendencia ni derechos a la herencia. Y Rajel, la segunda mujer de Iaakov fue quien tuvo que soportar el autoritarismo de su padre que la cambió por su hermana Lea.

Bibliografía:

Isha, Dictionnaire des femmes et du judaisme- Rab. Pauline Bebe
La Mujer en el Judaísmo- Ethel Barylka: http://es.scribd.com/doc/7240683/La-Mujer-en-El-Judaismo
Ritualwell- Tradition and Innovation: http://www.ritualwell.org/

Preguntale al rabino

captcha

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 22/09/17 - 18:23 hs.
Parashá Hazinu

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.