Montevideo - Uruguay - Teléfono: (+598) 2709 0709

Shoá

¿Cuántos cigarrllos vale un judío muerto?

Jamlitz, Alemania – A fines de enero de 1945 fue dada una orden de evacuar le campo de trabajo nazi Lieberose, situado cerca de una aldea en el estado de Brandenburg. 

La mañana del 2 de febrero, después de dos procesos de selección separados, más de 2.000 prisioneros que todavía estaban aptos para el trabajo se embarcaron en una marcha de la muerte que llevaría a los que la sobrevivieran al campo de concentración de Sachsenhausen.

Más de 1.300 prisioneros que estaban demasiado enfermos o exhaustos para marchar quedaron en las barracas del campo. Al igual que sus compañeros de campo que fueron a Sachsenhausen, la gran mayoría de los que quedaron en Lieberose eran judíos de Hungría y Polonia que habían sido enviados por tren directamente desde Auschwitz.

Fueron ejecutados en dos acciones, el 2 de febrero y el 3 de febrero, por miembros de las SS que se ofrecieron como voluntarios a cambio de cigarrillos y aguardiente. El primer grupo fue matado con ametralladoras, el segundo con disparos de pistola en la nuca. Según testigos, algunos de los cuerpos fueron enterrados en una trinchera excavada en la tierra congelada.

Más de 60 años más tarde, bajo un sol de primavera y árboles brotando, la búsqueda por la fosa común de las víctimas judías del campo Lieberose comenzó.

Una pequeña topadora y tres expertos de la autoridad arqueológica del estado federal de Brandenburgo, que está conduciendo las búsquedas, quitaron finas capas de tierra y los expertos sobres sus rodillas y manos, con pequeños rastrillos, empezaron a buscar huesos en la blanda arena.

Encontraron monedas y pedazos de metal, que colocaron en bolsas de plástico, pero no encontraron ni balas ni huesos. El área de excavación excede los 5.000 metros cuadrados, un poquito más que una cancha de futbol, pero la búsqueda no ha llegado aún al área principal donde se cree que está la fosa. De acuerdo a las estimaciones, 753 prisioneros judíos están enterrados en ella. Si es encontrada, será la fosa común de judíos más grande encontrada en Alemania.

Andreas Weigelt estaba de pie del otro lado del alambrado que rodeaba al sitio, documentando el trabajo con una cámara digital. Weigelt, de 45 años, es un historiador local, un miembro de la Iglesia Evangélica, y la persona que comenzó la investigación que finalmente llevó a la excavación.

En 1995 Weigelt perdió su trabajo en Berlín y retornó a Liberose, el pueblo de su niñez. En la oficina de desempleados se le ofreció un trabajo reparando carreteras.

“Me preguntaron que había estudiado en la universidad y cuando dije ‘historia’ dijeron ‘Excelente ¿estarías dispuesto a reexaminar la historia del campamento de Lieberose?,” Weigelt recordó.

“Debido a la compleja historia de Alemania,” dice, “es sólo ahora, 64 años después del hecho, que la búsqueda está teniendo lugar.”

“Todos sabían que había un campo de trabajo aquí, todos sabían que cientos de judíos fueron ejecutados aquí,” dice Weigelt, que durante la última década ha hablado con sobrevivientes del campamento (casi todos viven en Israel), al igual que con testigos locales, y estudiado los archivos de Stasi, la policía secreta de Alemania Oriental.

“Un trabajador local en el pueblo hasta suministró una lista de ocho hombres de la SS que estuvieron involucrados en la masacre,” dice. Pero agrega que las autoridades de Alemania Oriental no intentaron exponer el sitio al público, en parte porque durante los primeros dos años que siguieron a la II Guerra Mundial, Lieberose sirvió de campo de trabajo para los opositores al régimen comunista.

A pesar que las barracas de madera de los prisioneros fueron desmanteladas y todo vestigio del campamento ha desaparecido, la tierra no permitió que el pasado desapareciera completamente. En 1971, durante trabapb3ur de construcción, fue descubierta por accidente, una fosa común que contenía 577 cuerpos. Estos eran aparentemente los prisioneros que quedaron atrás en Lieberose y fueron ejecutados el 3 de de febrero. Weigelt dice que las autoridades de Alemania Oriental encontraron pendientes con “Estrellas de David y objetos judíos sobre los cuerpos.” Recordó haber asistido como miembro de los Jóvenes Pioneros Alemanes Orientales a una ceremonia que conmemoraba a las víctimas “antifascistas del régimen nazi. Nadie mencionó a judíos.

“El tratamiento de la fosa fue vergonzoso,” dice Weigel. No se involucró a ningún grupo judío, y las autoridades cremaron los restos de las víctimas. En los archivos de Stasi Weigelt encontró documentación que indicaba que los alemanes orientales quitaron las emplomaduras de oro de los dientes de los cadáveres y las derritieron para hacer un ladrillo de oro de un kilogramo.

Después de la caída del Muro de Berlín y la reunificación alemana, llegó el momento para hacer un estudio más detallado del campo. La pregunta más importante era donde fueron enterrados los prisioneros judíos ejecutados el 2 de febrero de 1945 – alrededor de 753m según las listas de la SS. A través de los años se hicieron búsquedas en 20 sitios diferente alrededor del campo, usando planos originales. Pero el sitio más lógico para buscar – al lado de las “barracas de recuperación” – estaba cerrado a los investigadores.

La familia que había comprado la tierra y construido su casa en el sitio se negó a permitir que las autoridades cavaran en la propiedad, pero el año pasado aparentemente vendieron la casa al estado de Brandenburgo, por un precio exorbitante y se mudaron a Baviera.

“Creemos que hay una razón para las objeciones de la familia,” dijo una portavoz del Ministerio del Interior de Brandenburgo, Odrote Stacke. “Probablemente sabían muy bien lo que estaba enterrado debajo de la tierra donde habían construido su casa, en la cual habían cavado para poner los cimientos.” Seña.o a un cobertizo de madera cerca de la casa, diciendo “El depósito fue construido usando tablas de las construcciones del campo de trabajo.”

Weigelt pudo formarse una imagen de lo que sucedió el 2 de febrero. Después que aquellos prisioneros que estaban para trabajar fueron enviados a la marcha de la muerte a Sachsenhausen, el comandante del campamento, Wilhelm Kersten, entró a las “barracas de recuperación,” que estaban repletas de prisioneros que “fallaron”en la selección. Aparentemente fue apuñalado por un médico húngaro judío llamado Erdusch, que era parte del movimiento de resistencia en el campamento y se dio cuenta que las SS estaban planeando exterminar a los prisioneros que habían quedado. Kersten fue aparentemente severamente herido pero sobrevivió.”

La historia del ataque a Kersten viene del testimonio de un prisionero político alemán que tomo parte en la marcha de la muerte y la oyó de uno de los hombres de las SS que se le unió más tarde. Después del apuñalamiento, dice Weigelt, las fuerzas de la SS usaron rifles automáticos y ametralladoras y mataron a todos en la enfermería, 753 personas según los cálculos. Al otro día ejecutaron al resto de los prisioneros y los enterraron en el sitio que fue encontrado en 1971,

Alemania no está acostumbrada a fosas comunes judías. La mayor parte de la exterminación sistemático tuvo lugar lepb3ur, en fosas que siguen siendo descubiertas por toda Ucrania, Polonia y Belarus, o en los campos de exterminio en Polonia y Ucrania. Jamlitz queda a unos 120 kilómetros al este de Berlín.

Es importante mostrar que el Holocausto no tuvo lugar solamente ahí lepb3ur, en el este,” dijo el Dr. Peter Fischer, un representante del Consejo Central Judío de Alemania, que ha estado presente en las excavaciones. “También tuvo lugar aquí en Alemania, en fosas comunes, en cámaras de gas. Trenes de Auschwitz llegaban aquí mismo,” dice, señalando la estación de tren abandonada que está detrás del campo.

“Más que un campo de trabajo anexado a Sachsenhausen,” dijo Weiglet, “era un campo de Auschwitz. La búsqueda continúa.

Fuente: www.haaretz.com

Traducido por Ría Okret

Oficina
Lunes a jueves 12:00 a 20:00 hs.
Viernes 10:00 a 16:00 hs.


Caja
Lunes a jueves de 12:00 a 19:30 hs.
Viernes de 10:00 a 15:30 hs.

 

Horario de encendido de velas
Montevideo, Uruguay: 

Viernes 17/03/17 - 18:42 hs.
Parashá Ki Tisá

 
Tefilá:
Viernes: Kabalat Shabat a las 19:30 hs.
Sábado: Shajarit Shabat a las 10:00 hs.

Los
servicios tienen lugar en Bait Jadash.
Durante los Jaguim hay servicios de Arvit a las 19:30 hs y de Shajarit a las 10:00 hs.

Fuera de nuestros horarios de Administración, ante un fallecimiento, por favor comunicarse al: 1789 - 3333.